Question of Palestine home || Permalink || About UNISPAL || Search

Follow UNISPAL RSS Twitter

Source: Committee on the Exercise of the Inalienable Rights of the Palestinian People (CEIRPP)
29 March 2011



General Assembly
GA/PAL/1192

          Department of Public Information • News and Media Division • New York

Comunicado de Prensa

No es documento oficial; para uso informativo solamente

Los asentamientos israelíes y la cuestión de Jerusalén, principales obstáculos para la paz, según los expertos en Montevideo

Montevideo, Uruguay, 29 de marzo de 2011. Por la tarde del 29 de marzo inició la primera sesión plenaria de las tres que tendrá esta reunión en Montevideo, dedicada totalmente a debatir el tema “como hacer avanzar la paz entre palestinos e israelíes, obstáculos y oportunidades”. El primer subtema fue “las consecuencias de la expansión de los asentamientos en las perspectivas de alcanzar una solución biestatal”, el segundo subtema “la cuestión de Jerusalén, la clave de la paz israelo-palestina” y el tercer tema fue “colmar las brechas y crear confianza: esfuerzos internacionales para que se reanuden las negociaciones de paz directas entre las partes”.

El primero orador fue el Sr. Yariv Oppenheimer, Director General de la ONG Peace Now de Tel Aviv quien señaló que hay actualmente en Cisjordania 140 asentamientos y aproximadamente 300.000 habitantes en ellos y que desde el punto de vista ideológico representan una ideología política cual es la de prevenir el establecimiento de un Estado Palestino. El orador indicó que los asentamientos son desde el punto inmobiliario una solución de vivienda para la superpoblación en particular para el área de Jerusalén y en las ciudades israelíes a lo largo de la línea verde.

El Sr. Oppenheimer dijo que la actitud de Israel hacia los asentamientos es bastante ambivalente, por un lado los habitantes de asentamientos son presentados como pioneros, y protectores de las fronteras, por el otro, los habitantes de asentamientos son percibidos como extremistas que atentan contra la paz. El orador dijo que pertenece a una ONG que es parte del movimiento israelí para la paz y que postula que deben trabajar juntos para una solución que sea viable para todos y para la paz.

El expositor agregó que “hemos participado en el proyecto de asentamientos denominado Settlements Watch y los asentamientos tienen que ver con las comunidades y pueblos establecidos en la Ribera Occidental; los israelíes piensan que deben controlar esa área y por eso construyen edificios en los asentamientos y hay muchos israelíes viviendo en la Ribera Occidental y es difícil trasladarlos. Muchos israelíes piensan que la tierra debe ser de ellos por cuestiones religiosas y bíblicas. Creen que la tierra es de los judíos y pueden construir asentamientos. El gobierno de Israel está bajo presión política domestica para construir asentamientos lo cual es contrarrestado con la presión internacional y algunas sectores domésticos que tratan de prevenir la expansión de las construcciones israelíes”.

El Sr. Oppenheimer señaló que “actualmente el gobierno de Israel permite a los habitantes construir sobre la base de aprobaciones previas principalmente pequeños asentamientos en zonas aisladas. La situación es muy complicada y se ha tornado difícil de solucionar pero no es irreversible. Hay asentamientos no ideológicos y asentamientos ideológicos, los primeros son una solución habitacional proporcionada por el gobierno y en el segundo son una avanzada contra los palestinos”.

Y destacó que “el número de habitantes de asentamientos aumenta constantemente. Creemos que 100.000 israelíes deberán abandonar los asentamientos. El actual gobierno de Israel sigue construyendo asentamientos en le Ribera Occidental, lo cual para muchos significa la expansión de la ideología derechista. Para la comunidad internacional y la ONU y algunos países como Estados Unidos, son un problema. Hay construcciones en la Ribera Occidental que deben ser detenidas. La experiencia de asentamientos en Gaza debe ser una lección para los israelíes. Fue una mala experiencia”.

Y puntualizó que “si no soluciones al tema de Hamas, no podremos lograr que los israelíes se entusiasmen con salir de la Ribera Occidental. Hay por lo menos 1.756 nuevas construcciones en 62 asentamientos. La tendencia actual de construcción de asentamientos es baja en términos históricas pero se sigue construyendo y la presión internacional es fuerte. La política hoy es construir 11.000 unidades si tiene autorización previa del estado israelí. Hay 300 unidades ilegales en construcción sin autorización y el gobierno no hace cumplir la ley. Nosotros intentamos mostrar a los israelíes las fotografías de lo que sucede y les mostramos los efectos de los asentamientos en la vida de los palestinos por ejemplo en el tema del agua”.

“Se trata” –dijo- “de un tema problemático y la lucha contra los asentamientos es permanente y queremos que termine la ocupación y explicamos que los asentamientos son un obstáculo clave para la paz. Deben entender que está en interés de Israel detener los asentamientos y salir de la Ribera Occidental. Israel no debe tener que luchar con Hamas en la Ribera Occidental. Espero que Israel comprenda que salir de la Ribera Occidental es necesario”.

Lo siguió en el uso de la palabra la Sra. Hind Khoury ex Ministra de Asuntos de Jerusalén de la Autoridad Palestina entre 2006 y 2010 y embajadora de la Autoridad Palestina en Francia y con un trabajo relevante en organizaciones de los territorios ocupados. “Es interesante que hablemos del proceso de paz, que es demasiado largo ya que los palestinos fueron expulsados hace 64 años de su tierra”. Y agregó: “Nosotros como pueblo pagamos un precio muy alto e injusto. Una ocupación extendida, humillaciones, expulsiones, colonización y violencia, leyes que apoyan la opresión, fuerza militar ocupante y una muralla construida entre nosotros. Esto no ha cambiado y prosigue con impunidad”.

La Sra. Khoury remarcó que “todos conocen los términos del plan de paz, incluida la iniciativa de paz árabe de parte de 57 Estados Árabes. Esta iniciativa pide una solución acordada al tema de los refugiados. La paz está cada vez más lejos. Hay obstáculos que deberían superarse. La situación de Jerusalén es muy difícil. El obstáculo más importante para la paz son los asentamientos. E Israel impide que Jerusalén sea la capital de Palestina. Israel declaró que dos tercios de Jerusalén eran áreas verdes y establecieron colonias. Los palestinos no pueden tener propiedades en esas áreas y hay solo israelíes allí. Hay actualmente vigentes 57.000 permisos para colonizadores de Israel para construir. Y se entregan solamente 125 permisos para palestinos cuando se necesitan cerca de 1.800. Los asentamientos definen fronteras. Los avances de asentamientos prosiguen en Jerusalén. Hay 1.400 unidades palestinas que pueden recibir orden de demolición. Israel construye asentamientos para crear y expandir fronteras”.

La Sra. Khoury dijo que “no habrá solución biestatal sin Jerusalén, ya que no sería viable. Los asentamientos están rodeados por una muralla que hace imposible acceder a hospitales, escuela, trabajo. Israel quiere tomar toda la tierra que sea posible, esa es la política del Estado de Israel. La mayoría de los palestinos de Jerusalén vive fuera del muro. Hay también un aspecto humanitario que genera mucho sufrimiento a los palestinos. No hay servicios públicos suficientes, pocas escuelas, la economía está arruinada. Jerusalén ha quedado vaciada de la economía de producción. Israel controla el terreno totalmente”.

La Sra. Khoury señaló que “estamos ante una última oportunidad para lograr que Jerusalén sea capital del Estado palestino. Israel no puede tomar decisiones unilaterales sobre las fronteras; debe respetar el derecho internacional y reconocer el Estado palestino según las fronteras de 1967 e Israel debe aceptar el derecho internacional y el cese completo de la violencia. Debe concluir el proceso de paz lo antes posible”. Y agregó: “Los palestinos esperan que la comunidad internacional cumpla con los compromisos asumidos en la ONU, a través del Consejo de Seguridad y de la Asamblea General si el primero fracasa. Hay que aprobar medidas prácticas para proteger a los palestinos y reconocer a la Autoridad Palestina como miembro pleno de la ONU”.

Y señaló: “Estamos ante una oportunidad porque las realidades geopolíticas de la región están cambiando. Los pueblos quieren democracia y mayor participación y respeto para los derechos humanos. Hay un enorme potencial con jóvenes que están cambiando las formas de pensar y desarrollarse. Palestina no es la razón de la actual revolución en el mundo pero los palestinos son un ejemplo para las musulmanas y de otras religiones. Esperemos que Estados Unidos sirva sus intereses declarados. La UE reconocieron las fronteras de 1967 y Palestina está apoyada ahora por más de 120 países y esto prepara el terreno para ir a la ONU y a favor del multilateralismo”.

La Sra. Khoury concluyó: “La comunidad internacional debe terminar con la ocupación. Es extraordinario el trabajo de la sociedad civil en este tema. Y hay una efervescencia popular muy grande en palestina. Hay que distinguir entre religión y política. Ahora tenemos hallazgos arqueológicos e investigación calificada que habla de la riqueza histórica de esta región. Y los palestinos son protagonistas primigenios en esta área. Es respobasbilidad de todos hacer que israelí ponga fin a la ocupación. El proceso de paz no debe cesar y debe tener éxito. Agradezco a los gobiernos de América Latina”.

Siguió en la palabra el Sr. Eduardo Matarazzo Suplicy, senador brasileño, fundador del Partido de los Trabajadores (PT) en 1980, el primer senador por el PT, quien indicó que era un honor participar de esta reunión con prominentes panelistas y que debe ser posible una coexistencia de ambos países, Israel y Palestina, que pueden reconciliar sus diferencias de ingreso per cápita y demográficas y lograr un instrumento de política económica para construir una sociedad civilizada. El orador dijo que “creo en lo que dijo el Presidente Obama acerca de que es hora de derribar los muros que nos separan y acabar con los enfrentamientos de todo tipo; soy optimista por estas declaraciones y creí que Obama contribuiría a derribar muros entre Israel y Palestina, entre otros problemas”.

El Sr. Suplicy dijo que esta cuestión le recordó el “yo tengo un sueño “de Martin Luther King quien afirmó en una oportunidad que no era razonable aceptar el gradualismo ya que la situación exigía una solución urgente concreta e inmediata. Asimismo, indicó Suplicy, “no debemos beber de la taza del odio, la guerra y la venganza; debemos utilizar nuestros recursos y no utilizar la fuerza física y la fuerza militar; debemos utilizar la fuerza del alma, como decía King”.

El orador puntualizó que “ Israel y Palestina deben considerar el derecho de todos a participar de la riqueza de un país a través de un ingreso básico”. Y recordó su experiencia en Betel invitado por los palestinos y la vista al lugar de nacimiento de Jesús en Belén, donde el presidente de la Autoridad Palestina le agradeció el reconocimiento brindado por Brasil al Estado de Palestina.

El senador Suplicy señaló que el caso de Brasil debería servir como ejemplo. En Brasil nos llevamos bien con personas de muy diferentes religiones y orígenes y trabajan médicos árabes e israelíes juntos. Es posible trasladar esa situación al Medio Oriente. Brasil, agregó Suplicy, propuso iniciativas para unir a israelíes y palestinos como un partido de fútbol en Londres.

El senador puntualizó que Brasil por consenso de todos los partidos creó un ingreso básico para todos los ciudadanos, los 191 millones de brasileños. Eso se estableció por ley empezando por quienes tienen mayores necesidades. Hay nuevas experiencias como en Irák donde se entregan 80 dólares per cápita a cada ciudadano. Y dijo que cuando habló con los miembros del parlamento palestino en diciembre 2010 ellos creían que podía ser una buena propuesta y le dijeron que en Israel estaban analizando un ingreso básico garantizado. La mejor solución es un ingreso básico no condicionado. Brasil puede contribuir con estos proyectos para solucionar el conflicto entre palestinos e israelíes, como modelo, concluyó .

El Sr. Marcelo Díaz, siguiente orador del panel de la tarde, miembro del Parlamento de Chile, que preside el Comité de relaciones exteriores de la Cámara de Diputados y profesor de derecho internacional y miembro del grupo parlamentario chileno-palestino, dijo que la realidad cotidiana de los palestinos en los territorios ocupados es muy grave, marcada por la ocupación, como factor central que ocupa toda su vida y su futuro.

Agregó que los palestinos no gozan de derechos básicos como el derecho a concurrir a una clínica de dialices y debe ir cruzando el check point y lograr que lo atiendan los médicos israelíes. “Son realidades que ignorábamos” –dijo- “y no sabíamos cual era la dimensión real de la ocupación en los territorios palestinos, pues esta se vuelve invisible. La primera conclusión que llegamos después de la visita es que la ocupación es una violación permanente y sistemática de los derechos de quienes habitan los territorios ocupados. Debemos hacer mucho más de lo hecho hasta ahora para lograr una solución biestatal definitiva”.

El Sr. Díaz señaló que “encontramos también ciudadanos y organizaciones israelíes comprometidos por la paz y dispuestos a colaborar con la paz. Los asentamientos continúan con el cercenamiento de los derechos palestinos, además obstaculizan la paz y la convivencia y alteran la convivencia humana básica de los palestinos e imponen restricciones inimaginables. Los asentamientos impiden el desarrollo y el acceso al agua y al desarrollo de una economía de los palestinos. Doy fe y testimonio de aquello que dice la Autoridad Palestina. El conflicto es una vergüenza para el derecho internacional ya que pone en duda la solvencia de instituciones internacionales clave para la convivencia pacífica. Que Israel pueda permanecer al margen de la comunidad internacional es una flagrante herida y una vergüenza para el mundo actual. La comunidad internacional debe hacer más por la solución biestatal y nos hemos acostumbrado a meras declaraciones retóricas y la situación sigue igual. El círculo negociación-suspensión-negociación no es bueno para los palestinos”

El legislador chileno puntualizó que “es bueno el reconocimiento de los países de América Latina al Estado palestino, sirve y suma como señal. Israel debe demostrar que quiere realmente la paz. El despertar popular del norte de Africa genera un contexto apropiado para empujar con fuerza a la solución de los dos estados viviendo en paz y seguridad. Tenemos la obligación de salir del letargo. Pero el gobierno de Israel no va a mover las piezas sin una presión internacional genuina. Si la comunidad internacional solo alienta y espera que Estados Unidos de el gran paso esto no va a avanzar. Los puntos de diferencia están claros y las alternativas también. Ahora hay que resolver”.

Y añadió: “la presión de la comunidad internacional es necesaria ya que el status quo favorece a muchos. América Latina puede contribuir utilizando los mecanismos de diálogo político que tiene con Europa y Asia, para colocarlo de verdad en la agenda política global. Díaz dijo que todos debemos hacer algo desde nuestra responsabilidad; hay una ventana de oportunidad, no es fácil, pero se puede encontrar una solución definitiva al conflicto y aprovechar la primavera democrática del norte de Africa. Diaz puntualizó que “los palestinos quieren acordar, tiene voluntad de hacer concesiones necesarias para llegar a su propio Estado; creo que debemos entrar en un momento histórico distinto, donde pesen menos los lobbys, los intereses creados. No va a haber paz en medio Oriente sin una activa movilización de la comunidad internacional, incluyendo a los parlamentos y las organizaciones civiles. Deben haber dos Estados viviendo en paz con fronteras seguras y listos para construir su futuro”, concluyó Díaz.

El Sr. Meir Margalit, miembro del Consejo Municipal de la ciudad de Jerusalén, en representación del Partido Meretz, es un experto en políticas municipales e investigador. “Me invitaron a hablar del movimiento pacifista israelí” –dijo- “pero primero me gustaría decir algunas cosas sobre la situación actual. Por qué no hay representantes de Israel hoy aquí?. No quieren la paz? Que les molesta?. No he escuchado aquí ninguna palabra desequilibrada, que era el temor de los diplomáticos israelíes en Uruguay y la razón por qué no quisieron participar de esta reunión. Todo lo que se dijo aquí es cierto sobre la grave situación de los palestinos en los territorios. Israel no vino porque no es claro que quiere la paz”

El Sr. Margalit indicó que Israel quiere la paz y no quiere pagar el precio de la misma, porque deberá devolver lo conquistado en 1967 y puntualizó que Israel quiere la paz pero también los territorios, que Israel quiere negociar con los palestinos pero si estos vienen de rodillas, de lo contrario no. El orador agregó que “Israel no ha decidido si es más importante la tierra o la vida humana. Israel no tiene las cosas claras y por lo tanto no habrá paz. Israel no es una democracia sino una etnocracia en el mejor de los casos, para aquellos que integran el club étnico hebreo. El 20 por ciento de los árabes israelíes es sistemáticamente discriminado y hay un gobierno que oprime a tres millones de palestinos. Los palestinos en Jerusalén reciben el 11 por ciento del presupuesto municipal y eso es discriminación, ya sea étnica o racial”.

El Sr. Margalit enfatizó que Israel debe decir qué quiere de su futuro y si es o no una democracia, ya que si quiere la paz deberá devolver los territorios ocupados sin condiciones; debe decir “lo que hemos robado hay que devolverlo y después hablaremos de la paz en el Medio Oriente”.

El Sr. Margalit añadió que la situación es degradante para los palestinos y que el movimiento pacifista israelí tendría poco que aportar ante esta crisis que es muy profunda y debemos desarrollar alternativas políticas para la situación actual, que es muy grave. “No obstante” –indicó el orador- “el movimiento pacifista israelí es imprescindible, puede aportar una voz sensata única, y debemos perturbar al que no quiere saber al que no quiere saber lo que está pasando; no debemos dejar que la voz oficial sea la única que prevalezca, nuestro deber es poner un gran espejo frente al pueblo israelí para que vea como la ocupación los va deformando y degradando”.

El Sr. Margalit destacó que “el movimiento pacifista debe demostrar que los palestinos son seres humanos como nosotros que sólo quieren vivir en paz y para eso debemos dejar de ser pasivos y sumisos y llamar la atención sobre lo grave que está sucediendo en los territorios ocupados”. “No estamos solos en esta lucha” – remarcó- “somos parte de una inmensa red de pacifistas y entre ellos, la comunidad de organizaciones de América Latina”.

El orador destacó que “el apoyo brindado al Estado palestino por los Estados de la región es un aporte sustancial a la justicia y la paz ya que América Latina representa el futuro y está gestando un mundo mejor, y además es fuente de inspiración para quienes creen en la justicia y los derechos humanos”. El Sr. Margalit dijo que “el desafío es grande pero no debemos desesperar; las condiciones democráticas deben regenerarse de manera permanente y debemos recrear el humanismo, agrandando el horizonte e iluminando caminos novedosos para resolver la necesidad de un Estado biestatal”.

El debate proseguirá mañana, 30 de marzo, con la realización de dos sesiones plenarias que analizaran el apoyo de América Latina y el Caribe para lograr una instalación comprensiva, justa y duradera de la cuestión de Palestina en la agenda global.


* *** *


For information media • not an official record


Follow UNISPAL RSS Twitter