Question of Palestine home || Permalink || About UNISPAL || Search

Follow UNISPAL RSS Twitter

Source: Committee on the Exercise of the Inalienable Rights of the Palestinian People (CEIRPP)
31 March 2011



General Assembly
GA/PAL/1194

          Department of Public Information • News and Media Division • New York

Comunicado de Prensa

No es documento oficial




La sociedad civil analizo su posición frente al conflicto israelo-palestino e hizo propuestas para promover su solución definitiva

Montevideo, Uruguay, 31 de marzo de 2011. En la mañana se llevó a cabo la apertura de la Reunión de las Naciones Unidas para la sociedad civil en apoyo a la paz israelo-palestina, la cual deliberó todo el día en el Hotel Radisson bajo tema “Hacer intervenir a la sociedad civil de América Latina y el Caribe en favor de la paz y la reconciliación entre los israelíes y los palestinos”.

El Sr. Zahir Tanin, Vice-Presidente del Comité para el ejercicio de los derechos inalienables del pueblo palestino de la ONU, dijo que esperaba que las presentaciones estimulen un debate inspirador a lanzar o fortalecer sus esfuerzos hacia la paz israelo-palestina. El Comité cree que América Latina con una sociedad civil vibrante puede contribuir a una solución justa y duradera del conflicto. Hay más palestinas en Chile que en Líbano o en Egipto. Hay más judíos en Buenos Aires que en Beersheva, Israel. Y ellos no están separados por un muro de cemento, no se atacan, no se temen, debemos aprender de ellos. Estamos listos para unirnos a ustedes en la búsqueda de unas duradera, finalizó.

El Sr. Ricardo González Arenas, Director General para Asuntos Políticos del Ministerio de Relaciones Exteriores de Uruguay, en representación del Gobierno anfitrión, dijo que el Uruguay comparte plenamente el espíritu de esta convocatoria y por eso es el anfitrión de este encuentro. Uruguay ambiciona la paz como objetivo para los pueblos los que hoy se enfrentan desde hace más de medio siglo y que deberían encontrar una salida a través del dialogo y la negociación. Aspiramos a que estos debates sean un aporte a la búsqueda de entendimiento entre Israel y Palestina. Ellos deben negociar de manera directa una paz duradera, finalizó.

El Sr. González Arenas añadió que “creemos que este encuentro hará un aporte complementario al resto de los esfuerzo y el Uruguay cree que la solución para la paz del Medio Oriente es la existencia de dos estados consolidados”. Y añadió que “es una solución equilibrada cuyos compromisos deben ser respetados de manera definitiva y también son necesarios dos Estados para ejecutar los compromisos y para que los compromisos asuman en la práctica mejores condiciones de vida a las respectivas sociedades”. El orador dijo que “consecuente con este enfoque, Uruguay reconoció Palestina como Estado independiente y soberano, en un acto que carece de voluntarismo político y que es el corolario de un proceso progresivo madurado”.

Además, dijo que Uruguay codena enérgicamente todos los actos terroristas que atacan a personas inocentes y socavan los esfuerzos de paz. Los palestinos tienen derecho a lograr una salida económica viable y Uruguay apoya el Plan Fayyad, ya que una de las disparidades de la región son las diferentes condiciones económicas y sociales entre ambas partes. La sociedad civil juega un rol central en construir una sociedad en paz y para prevenir conflictos y genera una presión de abajo hacia arriba y se torna un actor ineludible en la reconciliación y sustentabilidad de la paz.

El Sr. González Arenas añadió que las ONG influye mucho en lo domestico y en lo internacional, incluso a nivel de organismos multilaterales. Lo mismo los medios de comunicación que influyen en los procesos políticos y en la formación de opinión. La sustentabilidad de la paz requiere de la activa participación de la sociedad civil y las organizaciones no gubernamentales. Uruguay respeta y admira a Israel y Palestina y espera un sólido entendimiento entre ellos.

Luego comenzó el panel bajo el tema “Percepciones del conflicto israelo-palestino en América Latina y el Caribe”. Los subtemas del mismo fueron: la responsabilidad de los medios de información; el impacto y la función educativa de las instituciones académicas

y los centros de estudio; y la labor de los partidos políticos, los sindicatos, las fundaciones y otros actores de la sociedad civil en la promoción de la paz israelo-palestina.

La primer presentación estuvo a cargo del Sr. Mario Casartelli, periodista y escritor, de Asunción, Paraguay, autor del libro “Palestina, la llave entre las piedras”, quien dijo que agradece participar de esta reunión que pide paz para Palestina y paz para Israel.

Y añadió: “Tiempo atrás, el entonces presidente del Brasil, Ignacio Lula da Silva, señaló lo siguiente: “La ONU creó el Estado de Israel hace décadas, y hasta ahora no puede crear el Estado de Palestina”. Su frase nos lleva a preguntarnos: ¿Por qué? ¿Por qué razones? No es difícil imaginar las disímiles respuestas, según de qué sector provengan; si desde quienes defienden el muro o desde quienes lo cuestionan. He aquí el nudo del asunto”.

El orador añadió que “los suramericanos solemos creer que no tenemos conexión directa con el caso árabe-israelí, y aún menos con la catástrofe, es decir la Nakba, de 1948, que marcó el inicio de la tragedia de los palestinos. Sin embargo, yo, como paraguayo, no puedo obviar que el voto del gobierno del Paraguay jugó un papel decisivo para la aprobación de la resolución 181, en aquel célebre fallo de partición de Palestina, adoptado el 29 de noviembre de 1947”.

El expositor dijo que “si aquella vez la administración de mi país tomó clara postura al respecto, hoy las cosas se presentan con matices diferentes. Hace dos meses, el gobierno del Paraguay reconoció a Palestina, en términos oficiales, como ahora lo hace el del Uruguay. Y en este concierto de reconocimientos ya solo falta Colombia. Claro, se sabe que tales aceptaciones no pasan aún de ser un símbolo, una metáfora, una idea. Pero, los sueños siempre fueron los propulsores la humanidad: el sueño del derrumbe del muro de Berlín terminó haciéndose realidad, más allá de sus inesperadas consecuencias. Y, como dijera José Martí: “Trincheras de ideas valen más que trincheras de piedra”. Y puntualizo que “no quisiera yo que nuestras buenas intenciones quedasen sólo en eso. Me mueve la esperanza de que estos granos de arena formen parte del pilar llamado PAZ. Pero, al mismo tiempo, me acompaña el temor de que todo esto no pase de un encuentro más entre los cientos o miles que ya se realizaron con propuestas parecidas”.

Y en este oscilar entre el miedo y la esperanza, tomo como leit motiv la palabra PAZ. Y la pronuncio en ambas lenguas: Salam-Shalom, buscando que las letras se hagan carne y terminen encontrándose también como idiomas fraternos que fueron y que son, aunque por momentos suene utópico creer que árabes y judíos volverían a convivir como hermanos, tal ha acontecido alguna vez, antes de que intercediera la política oportunista, meramente lucrativa y criminal.

El Sr. Casartelli puntualizó que “en nuestros días, la batalla por la información es esencial: según de qué modo se la presente, puede preceder y justificar las guerras o puede contribuir para los cimientos de la paz. Los poderosos medios de comunicación, con sus manipulaciones o magnificaciones, como también minimizaciones cuando no directas ocultaciones, están a la orden del día. Por ejemplo, la tensión entre judíos israelíes y árabes palestinos no es una guerra religiosa, aunque los fanáticos de ambos sectores la revistan de religiosismo. Y el fanatismo, se sabe, es más viejo que el Islam, que el cristianismo y el judaísmo. Hace un momento utilicé premeditadamente el término religiosismo, no la palabra religiosidad, porque la actitud religiosa, si es genuina, merece respeto. En esencia, es un drama territorial sobre una herida abierta que pregunta: ¿A quién pertenece la tierra?”.

Añadió el orador que “ojalá nuestras palabras caigan en tierra fértil y retoñen y se multipliquen con el convencimiento de que no existe más alternativa que la paz. Pero no una paz al modo de la Pax Romana, en la que una fuerza gobierna ejerciendo poder de forma unilateral, sin estar dispuesta a control alguno y sin respetar los derechos de aquellos a quienes gobierna. Paz que se parece –demasiado– a lo que se conoce como Pax Americana, es decir, la Pax de la ideología imperialista, la misma que implantó y sostuvo regímenes tiránicos en América Latina; la misma que descendió con planificadas directrices geoestratégicas sobre Medio Oriente, y sigue domeñando por la fuerza otros espacios de la geografía terrestre. Por eso, no nos engañemos creyendo que la paz sea simplemente el fin de una guerra. “La paz se propone como concepto global o no tiene sentido plantearla”, dijo citando a Umberto Eco.

El Sr. Casartelli destacó que “la ocupación es invasión, y la invasión es violencia. Y no puede engendrar sino más violencia. Y esto es algo más claro que un sol de mediodía. No en vano se dice que la destructora de la paz es la existencia de asentamientos, o mejor dicho, la imposición de colonias. Pero el primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, se empecina en querer convencer que “la ocupación terminará cuando llegue la paz”. Lo que equivale a decir: “Dejaremos de arrasarles hasta tanto dejen de quejarse por ello”. Yo creo que es a la inversa: los arrasados dejarán de quejarse cuando dejen de ser invadidos. Por eso, la frase de Netanyahu no es sino una falacia, porque la paz sólo puede llegar cuando termine la ocupación. Y la paz seguirá siendo un túnel oscuro y asfixiante mientras duren las colonizaciones.

Las responsabilidades que tocan al Estado de Israel están articuladas en la Cuarta Convención de Ginebra de 1949, relativa a la protección de civiles en tiempo de guerra, y también prefiguradas en el Artículo 46 del Reglamento sobre las leyes y costumbres de la guerra terrestre de la Haya, del 18 de octubre de 1907, donde se dicta que: “El honor de la familia y los derechos, las vidas de las personas y propiedad privada, así como las convicciones y prácticas religiosas, deben ser respetados. La propiedad privada no puede ser confiscada”. Y la ONU ha declarado y reafirmado en varias ocasiones que las normas establecidas en dicho convenio son aplicables a los territorios árabes ocupados por Israel a partir de 1967. Además, en la Resolución 465, de 1980, declara que “todo intento de Israel de modificar las características físicas, demográficas o institucionales de los territorios de Palestina o de cualquier país árabe, no tiene validez legal y que la instauración de colonias israelíes perjudica gravemente el logro de la paz en Medio Oriente”. Por último, y para terminar, por ahora, con esta ristra de resoluciones, cito el capítulo V de la IV Convención de la Haya de 1907, donde se especifica lo siguiente: “Se prohíbe a los Estados ocupantes que se apoderen de la tierra y de la propiedad de aquellos que ocupan, y que asienten a sus ciudadanos en tierra ocupada”. Ante este cúmulo de ilegalidades o leyes violadas desde hace décadas por el Estado ocupante, ¿qué hace la ONU?

El orador destacó que “en estos días, los medios de comunicación nos informan sobre los actuales bombardeos a Libia, en respuesta a supuestas violaciones de los derechos humanos cometidas por el gobierno. Los ataques realizados por las denominadas Fuerzas Aliadas sobre ese territorio africano se decidieron del día a la noche, con la autorización del Consejo de Seguridad de la ONU. Es de esperar que tal celeridad se logre respecto a que el gobierno de Israel cumpla, de una vez por todas, con lo establecido por leyes internacionales, de modo tal a que el mundo pueda creer que existe un genuino afán de ecuanimidad por parte de las Naciones Unidas; que se puede pensar que no es mentira un auténtico deseo de alcanzar la paz para todos”.

El Sr. Casartelli dijo que “es deseable que abordemos el tema con prudencia apelando a ciertos eufemismos para desarrollar un dialogo fructífero. Nos reúne un propósito internacionalista y somos capaces de indignarnos contra cualquier injusticia contra cualquier ser humano. Me gustaría que los granos de arena formen parte del pilar llamado paz. Temo que este encuentro sea uno más entre miles con propuestas parecidas. Oscilando entre miedo y esperanza y pronuncio la paz en ambas lenguas para que se hagan carne y sean idiomas fraternos”.

Paz con justicia. Paz con justicia. Paz con justicia, finalizó el Sr. Casartelli.

El segundo expositor fue el Sr. Pedro Brieger, periodista, escritor y sociólogo argentino, quien manifestó que era un gusto participar de este foro en Montevideo y que “cada vez somos más conscientes en América Latina para debatir temas como la paz entre israelíes y palestinos; ha habido foros similares a este en Costa Rica y en República Dominicana, son todos foros complementarios”. Y dijo que “creo que la prensa uruguaya se acercó a esta conferencia de una

manera interesante y quiero compartir algunas acerca de la cobertura de prensa de este foro”.

El Sr. Brieger puntualizó que “el Comité sobre los derechos inalienables del pueblo palestino de la ONU debe prestar atención sobre el modo en que informan los medios de comunicación”. Por ejemplo, dijo, el diario israelí Haaretz decía textualmente que “el Secretario General de las Naciones Unidas Ban Ki-moon dijo en Montevideo en el foro de la ONU que ….”. La realidad es que el Secretario General de la ONU no estuvo en Montevideo en este foro y que hubo un mensaje del que fue leído por un representante.

El Sr. Brieger finalizó diciendo que “hay una falta de rigurosidad total en la información; los medios de comunicación reflejan intereses políticos no solo periodísticos e informan en función de estos”. Se refirió luego al diario uruguayo El País que habían titulado “Israel estará alerta sobre el debate en el foro de la ONU en Montevideo”, en el cual claramente se genera un tipo de presión hacia el canciller de Uruguay diciendo que estarán siguiendo de cerca sus declaraciones en la reunión de la ONU.

El Sr. Brieger agregó que “lo interesante, lo que debe ser seguido de cerca no es la presión que ejercen los países a través de la prensa, sino como refleja la prensa lo que está sucediendo”. Citó otro ejemplo de un diario que dijo que el representante de Palestina en la reunión de Montevideo dijo que “planteo un boicot a Israel” cuando en realidad puntualizó el Sr. Brieger el representante de Palestina había dicho textualmente que “hay que boicotear los productos israelíes que se realizan en los asentamientos”. Está claro, dijo el Sr. Brieger, que hay una intencionalidad política en esta equivocación, no es casual.

El Sr. Brieger citó un caso de la televisión uruguaya, que también se refirió al foro. Allí, el entrevistado era el embajador de Israel en Uruguay, Dori Goren, quien puntualizó que “el foro en Montevideo no es un foro de ONU”, lo cual es una clara afirmación falsa. Lo curioso, dijo el Sr. Brieger, es que el periodista que lo entrevistaba permaneció en silencio ante esa falsedad del entrevistado. El Sr. Brieger dijo que el embajador de Israel está claramente tratando de confundir, lo cual es lógico. Lo que no es lógico, agregó, es que el medio lo acepte.

El expositor declaró que “debemos prestar atención a que informan los medios cuando se llevan a cabo este tipo de reuniones, dado que el foro es de Naciones Unidas”. “No hay opiniones de los representantes palestinos en los medios, solo del embajador de Israel en Montevideo”, añadió. Finalmente, el orador citó el caso del diario La Republica, el cual hace “una cobertura muy pobre de la reunión, lo cual es raro, porque uno pensaría que por su línea editorial, la cobertura debería ser más amplia”. Hay solamente una nota firmada por un columnista, indica el Sr. Brieger, que no informa casi nada y se dedica a debatir sobre la nota de El Pais, diciendo que titulo de una manera provocativa.

El expositor indicó que “para Israel, todo lo que no defiende a ultranza la posición israelí es automaticamente anti-israeli y eso se refleja en los medios de comunicación; reiteró, hay que mirar con atención como cubren e informan los medios”. La influencia del Estado de Israel en la prensa mundial es muy grande y evidente, y el caso del diario uruguayo El Pais es un ejemplo, indicó el orador. Por ejemplo, agregó, se ignoran las iniciativas de paz presentadas por los árabes.

El Sr. Brieger indica que otro ejemplo de desinformación es lo que la prensa internacional denomina la “comunidad internacional”. Qué es la comunidad internacional?, se preguntó. Citó a la reciente conferencia sobre Libia en Londres donde había solo 8 países árabes y no hubo representantes de África negra y pocos del Magreb, tampoco India y Rusia, tampoco libios y América Latina no fue invitada. Entonces no se puede hablar de que la comunidad internacional decide algo. Es necesario tomar nota de esto: la importancia creciente de América Latina, la fonación de nuevos bloques como UNASUR y el lugar que tiene los medios al informr sobre este y otros foros y los grandes medios hablan de una mentada comunidad internacional que no es tal porque hay actores centrales como América Latina que no son invitados.

La tercera expositora fue la mexicana Sra. Elisenda Ballesté, Profesora, Directora de la Licenciatura en Relaciones Internacionales del Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Monterrey, en Puebla. Ella se refirió a “el impacto y la función educativa de las instituciones académicas y los centros de estudio en el conflicto árabe-israelí”. Y dijo que hace más de 2500 años Pitágoras afirmó: “Educad a los niños y no será necesario castigar a los hombres.” La educación es parte fundamental de la vida de cualquier ser humano, no sólo nos da la herramienta del conocimiento y nos abre las puertas a mundos inusitados, sino que es la base de nuestro comportamiento y de nuestro entendimiento de la sociedad en la que vivimos”.

La Sra. Ballesté añadió que “la educación no la da sólo la escuela, la educación la recibimos día a día a través de nuestras familias, nuestros vecinos, nuestros maestros, la sociedad y la comunidad. Esta es una realidad a nivel mundial, pero lo es aún más en el mundo árabe y en el mundo judío. Es esta educación la que da a sus ciudadanos significado y entendimiento a conceptos como paz, aceptación, tolerancia, respeto y equidad. Términos importantísimos cuando hablamos de un conflicto, como el de Israel y Palestina, que ha sido marcado por la guerra, el rechazo, la intolerancia, la falta de respeto y la inequidad entre estos dos pueblos”.

Y añadió que “esta educación tiene un peso importantísimo en el entendimiento y los intentos, o no, de resolución del conflicto por parte de la población israelí y palestina, lo cierto es que existe una mayor influencia tanto de académicos como de instituciones académicas, sobre todo en cuestión de toma de decisiones a nivel gubernamental. Esto se debe a que sus estudios afectan directamente las medidas que emanan de los gobiernos de las partes afectadas, por lo que su participación es de suma importancia. Los estudios que realizan ayudan a crear nociones por medio de las cuáles la sociedad visualiza y comprende, a su modo, el problema. Además, los académicos a través de su propia visión, son capaces de moldear la realidad política haciendo esta, a veces, poco objetiva. Y son estas nociones y esta “realidad” política la que muchas veces impera en la toma de decisiones gubernamentales y en la creación de políticas públicas que afectarán de alguna u otra manera a ambas partes del conflicto. Un claro ejemplo de esto es Asa Kasher, académico israelí que hizo el borrador del código militar de ética de las Fuerzas de Defensa Israelíes”.

Y dijo que “para comprender la complejidad que suponen los estudios del conflicto y las consecuencias de los mismos en la toma de decisiones por parte de los gobiernos de ambas naciones, es importante aclarar que todos los eventos que envuelven al caso de Israel y Palestina han sido analizado por académicos y especialistas, tanto locales como internacionales, desde varios enfoques para poder encontrar las vías necesarias que lleven a una paz justa para ambos, pero sobretodo duradera. Éstos abordan un sinfín de tópicos, por ejemplo algunos académicos enfocan sus estudios en el análisis de la convivencia entre las dos naciones, otros estudian los procesos democráticos del estado judío, otros los procesos democráticos palestinos, algunos más analizan la posibilidad de la creación de dos estados, mientras que hay algunos que afirman que la solución es la creación de un estado con un gobierno bi-nacional, entre muchos otros”.

Y puntualizó que “lo importante es que la metodología que han utilizado la mayoría de los estudiosos, es la metodología tradicional que no ha abierto la posibilidad de analizar el conflicto desde otras perspectivas, ya que siguen dejando fuera actores importantes como, por ejemplo, a la sociedad civil. Esto ocasiona, que el análisis esté basado en una realidad parcial, por lo que una propuesta de solución que provenga de la academia tradicional, será siempre incompleta”.

La Sra. Ballesté dijo que “además de la metodología tradicional, los internacionalistas tampoco han profundizado en el estudio de conceptos clave que ayuden a comprender la diferente percepción del conflicto que tiene cada una de las partes. Ello seguramente ayudaría, a lograr un mayor entendimiento que podría llevar a abrir nuevos caminos hacia la paz. Y paz, es uno de esos conceptos clave, ya que desde una perspectiva internacionalista, paz significa ausencia de guerra, cuando en realidad hoy en día debemos entenderlo como un concepto que va más allá de la ausencia de una lucha armada, ya que no es algo estático, sino que involucra procesos mucho más profundos, como el mantenimiento de la paz, por mencionar alguno”.

La Sra. Ballesté puntualizó que “las cuestiones de libros de texto, se han hecho esfuerzos como los del Instituto de Investigación para la Paz en Medio Oriente (PRIME por sus siglas en inglés) que intenta contar la historia árabe -israelí de una manera dual. O los de los profesores Dan Bar-On (israelí) y Sami Adwan (palestino) quienes publicaron un libro de texto para escuelas secundarias israelíes y palestinas, narrando las dos versiones de la historia. La publicación de Bar-On y Adwan levantó mucha polémica entre los profesores israelíes, sobre todo en el Ministro de Educación, que se han negado consistentemente a utilizar la metodología del libro”.

La Sra. Ballesté describió la experiencia de la Escuela Neve Shalom/Wahat al Salam, que significa Oasis de Paz, y fue creada en el camino entre Tel Aviv y Jerusalén en 1970. Cuenta con muy poco apoyo del Ministerio de Educación Israelí, ya que tiene un sistema de educación diferente. Es una escuela no sólo bilingüe (árabe/hebreo) si no binacional, donde estudian niños tanto palestinos como judíos. Una de las características más relevantes de esta escuela es que día a día se trabaja en el tema de la identidad, no sólo en las horas de aula, sino en los ratos libres de los estudiantes. Los chicos estudian hebreo y árabe, aprenden de sus respectivas tradiciones, celebran las festividades judías y musulmanas en conjunto participando todos de ellas”, añadió.

Y añadió: “lo más importante e interesante de este esfuerzo, es que los conceptos que estos chicos tendrán sobre equidad, respeto, tolerancia y paz, serán completamente diferentes a los que tendrán los chicos que estudian en escuelas que no son bi-culturales. Además, los padres y la comunidad en la que habitan, piensan de manera similar lo que ayuda a que estos conceptos se arraiguen en la vida de estos chicos y puedan seguir profesándolos a futuro”.

La Sra. Ballesté dijo que “quiero destacar el papel de las Organizaciones No Gubernamentales en sus esfuerzos educativos. Esfuerzos que no sólo están enfocados a la educación básica, sino que están enfocados a que tanto niños, como jóvenes y adultos creen una conciencia diferente sobre el conflicto. Que unan sus esfuerzos para alcanzar la paz de una manera no violenta y en conjunto con los dos pueblos. Por ejemplo, el caso del Fondo de la Tierra Santa de Bethlehem, fundada en 1998, busca promover la resistencia no violenta y busca poner fin a la ocupación en Cisjordania, al mismo tiempo que propone una Palestina democrática, condena ataques terroristas perpetrados por palestinos a civiles israelís. El Fondo intenta mejorar la vida de niños y jóvenes palestinos a través de programas como Paz y Reconciliación y la Red de Noticias Palestinas, mismos que tienen como objetivo que la juventud palestina aprenda a respetar a sus contrapartes israelíes, a no odiar y a asumir responsabilidades individuales en la búsqueda, si no de la paz con Israel, si de una convivencia pacífica”.

La Sra. Ballesté concluyó: que “esto es sólo un poco de lo mucho que hay por hacer en cuestiones de educación en Israel y Palestina. El problema como vimos tiene varias aristas, por ejemplo los gobiernos deben asumir responsabilidades y dejar de patrocinar a instituciones académicas para que las mismas validen sus políticas. Los académicos con una formación internacionalista deben abrirse a los estudios de Paz y Resolución de Conflictos, ya que estos amplían enormemente el panorama del conflicto y hacen que una solución sea más palpable. Las escuelas primarias deberían seguir el ejemplo de Neve Shalom/Wahat al Salam y promover el uso de libros de texto que cuenten los dos lados de la historia para que se comprendan mutuamente desde pequeños. Las ONGs, deberán seguir trabajando para crear conciencia en los jóvenes de que la no violencia es el único camino para obtener la paz. Y estos niños y jóvenes, serán los que en un futuro creen y profesen los conceptos de paz, respeto, tolerancia, aceptación y equidad, no sólo en su familia, sino con sus vecinos, su sociedad, su comunidad y su gobierno. Eso, es lo que logrará un cambio en el modo de ver el conflicto. Termino como empecé, con Pitágoras, “Educad a los niños y no será necesario castigar a los hombres.”

El cuarto orador fue el Sr. Pedro Armengol, Director Ejecutivo de la Central Única dos Trabalhadores (CUT), con sede en Brasilia, Brasil, puntualizó que la CUT es la más grande de Brasil y la quinta del mundo y que 7 millones de trabajadores son representados por este sindicato. Y añadió que desde su fundación la CUT lucha por la hegemonía obrera y los cambios sociales y políticos en Brasil, América Latina y el mundo.

El Sr. Armengol dijo que “hemos trabajado en desarrollar estrategias conjuntas por una sociedad igualitaria y emancipadora de pueblos y clases obreras y contra el imperialismo; y siempre mostró solidaridad con los trabajadores y pueblo de palestina y siempre reconoció a la Organización para la Liberación de Palestina, la OLP, como el legitimo representante del pueblo palestino”.

El Sr. Armengol añadió que “desde 1986 la CUT ha presentado medidas concretas a Brasil para reconocer la OLP en Brasil con total independencia y la CUT confirma su posición de enero de 2011 que indica que se solidariza con pueblo palestino y de boicot a las políticas de Israel, y condena la ocupación por Israel de territorio palestina que violan resoluciones de ONU y directivas de derechos humanos”. El orador agregó que “lamentamos que Brasil sea un gran consumidor de armas israelíes, es necesario que Brasil suspenda acuerdos bilaterales y militares con Israel; también rechazamos el Tratado de Libre Comercio con Israel, y exigimos el respeto al derecho palestino de regresar a sus tierras y hogares y la libre determinación de construir su Estado. Rechazamos el asedio humano a Gaza, el muro del apartheid y la violación de derechos humanos en palestina”.

En el debate final de la mañana, dos representantes de organizaciones civiles plantearon la necesidad de aporta propuestas para poder contrarrestar la desinformación en los medios de prensa sobre el tema del conflicto árabe-israelí. El representante del Centro Wiesenthal dijo que no se había hablado en la reunión de las atrocidades cometidas por las organizaciones terroristas palestinas contra los civiles israelíes. Otra representante le respondió que Hamas no es una organización terrorista sino una organización de resistencia, y que llamarlo terrorista es seguir la propaganda israelí y dijo que los palestinos habían aceptado la propuesta primigenia del siglo pasado pero que fueron los israelíes quienes rechazaron la propuesta de la ONU de partición porque el sionismo tenía una posición colonialista. Y dijo que los medios no escriben para el mundo sino solamente para su público. Otra representante dijo que Hamas acepta la paz con Israel si Israel acepta las fronteras de 1967 y que no se ha cuestionado la existencia de Israel como Estado sino las practicas del Estado de Israel, que son totalmente cuestionables y deben ser rechazadas. El Sr. Brieger dijo que la División de los Derechos Palestinos de la ONU podría abordar el tema de los medios para darle una entidad mayor, y que se pueda debatir esto en los foros. Estos encuentros han generado un intercambio permanente y posterior entre los participantes que es fructífero y positivo y se puede ampliar en los próximos años.

Por la tarde, la jornada siguió con el siguiente tema general de debate: congregar a la sociedad civil para hacer avanzar el proceso de paz israelo-palestino. Los subtemas fueron: llegar a los encargados de adoptar decisiones y a los políticos, perseguir objetivos comunes y aislar a los extremistas — la importancia de los llamamientos a una paz justa y la participación en campañas Internacionales contra la violencia y las violaciones de los derechos humanos — y el papel de las comunidades de la región, comprendidas la árabe y la judía.

El primer orador de la tarde fue el Sr. Abdallah Abu Rahma, Jefe del Comité Popular Contra el Muro en Bil’in, Ramallah. Salió de la cárcel israelí hace dos semanas. Luego presentó un video sobre las protestas no violentas en el pueblo palestino de Bil’in

“Agradezco a la ONU para esta aquí, es un placer estar aquí pero también estoy triste porque hay 7.000 prisioneros palestinos en la cárcel israelí donde yo estuve. La tierra de la Ribera Occidental es relevante porque tiene recursos agrícolas y dispone agua, por nos pusimos en contra del muro israelí”, dijo.

El orador añadió que “queríamos detener la construcción del muro y los asentamientos, fuimos a los medios, los periodistas y la Internet para registrar la violencia de los militares israelíes. Después de la opinión de la CIJ que decidió que el muro era ilegal. Los israelíes trataban de detenernos con armas y 5000 de los nuestros fueron heridos y hubo 50 muertos, 500 arrestados. Desde el 2005 realizamos 134 demostraciones semanales. No violentas. Yo soy uno de ellos y me arrestaron cuatro veces. Confiscaron la mitad de nuestras tierras”.

“Ahora quiero mostrarles una película que muestra la lucha contra el muro de Israel y los asentamientos. Miles de israelíes se han unido, no son terroristas, ustedes verán demostraciones no violentas, sin armas ni agresiones”, afirmó el orador.

La segunda oradora fue la Sra. Lina María Eraso Quintero, Directora de Proyectos del Centro de Colaboración Cívica (CCC) de México. Dijo que el CCC es una ONG establecida en 2005 para fortalecer la gobernabilidad democrática en México con mecanismos de diálogo, colaboración y gestión de conflictos. Dijo que su exposición tiene como objetivo ofrecer una herramienta para las ONG para organizarse y promover un diálogo multi-actor, un diálogo lleno de voces diversas que promueva la búsqueda de alternativas con una visión integral e inviten a las instancias gubernamentales a hacer hechos de paz que responden las necesidades de todos los actores involucrados en el conflicto.

“Vengo a ofrecer una herramienta básica y simple para resolución de conflictos,” dijo. “Hay que ponerla en el contexto del conflicto árabe-israelí. Me pregunto si ambas comunidades pueden seguir escalando en la violencia. Ofrezco dar una herramienta que dará luz a las ONG de América Latina y el Caribe.”

Dijo que hablaba desde la experiencia del CCC en los procesos de diálogo multi-actor, los logros, los riesgos y limitaciones, las recomendaciones y retos que enfrentamos en estos procesos y agregó que México está enfrentando una situación de violencia alarmante, más de 35 mil personas han muerto, en un país sin una guerra civil, pero con un número considerado de muertos en el marco de la lucha contra las drogas.

La Sra. Eraso puntualizó que en este contexto, el cual no se aproxima a la complejidad y gravedad del conflicto árabe e israelí, la CCC como facilitador propuso iniciar un diálogo multi-actor para una agenda legislativa integral sobre seguridad pública con enfoque de derechos humanos, entre organizaciones de la sociedad civil, tanto aquellas que trabajan temas de derechos humanos, seguridad pública y atención a víctimas del delito.

El diálogo multi-actor busca tener en cuenta los diversos intereses de las partes interesadas en un tema de interés público, de acuerdo a la manera como trabaja el CCC. Cada actor tiende a ver los problemas desde la perspectiva de su propia cultura, experiencia educativa e intereses y buscan soluciones sin tener en cuenta las implicaciones para las otras partes interesadas.

El CCC, añadió la Sra. Eraso, ha logrado aproximar a la sociedad civil, a los expertos y al Poder Legislativo en el intercambio de opiniones y elaboración de propuestas en conjunto, mediante la formación de un grupo representativo y plural de los diferentes intereses de la sociedad civil; Fortalecer los lazos de confianza entre actores de sociedad civil con diferentes enfoques de trabajo; Generar conocimiento compartido, con un enfoque integral a la seguridad pública, entre diversos líderes sociales y tomadores de decisiones; un documento de propuestas firmado por más de 400 personas y 168 organizaciones que muestra el consenso de un grupo muy plural de organizaciones e individuos. Hay que reconocer el dolor de ambas partes, dijo. Nosotros invitamos a todos a genera un espacio de intercambio y de inteligencia colectiva. Se generó un grupo convocante, que sirvió para impulsar la propuesta desde el principio, genera consensos primigenios.

Eraso añadió que “el diálogo no es la panacea y los expertos aseguran que un manejo inadecuado puede agravar situaciones en vez de mejorarlas. Cualquier proceso de diálogo que busque ampliar la participación de la sociedad en la toma de decisiones y en el diseño de políticas, no debe perder de vista el papel primordial que tiene el Estado para determinar las políticas y gobernar, sirviendo como garante del orden institucional.”

La Sra. Eraso dijo que hay ciertas circunstancias que hacen no viable la construcción de un proceso de diálogo, entre ellas, la clara asimetría de poder, la violencia, odio y desconfianza que son superiores a la voluntad de encontrar territorio común, la falta de voluntad de participación de alguno de los actores relevantes y la presión del tiempo que es muy grande para conseguir resultados pronto.

La oradora dijo que hay diferentes estrategias para involucrar al gobierno en el proceso de deliberación varía de acuerdo a las circunstancias. Añadió que muchas veces los procesos de dialogo inician sin la certeza del compromiso por parte de la autoridad correspondiente y destaco que existe una tensión permanente entre la importancia de presentar una agenda integral para abordar la problemática y la necesidad de priorizar propuestas para impulsarlas.

La expositora añadió que la conformación de un grupo que se apropie del proceso, con un alto nivel de pluralidad es fundamental para el éxito del diálogo ya que contribuye a mantener una visión amplia del proceso sin descuidar los intereses de todos los participantes. Y agregó que por más que se promuevan inclusiones en cuanto a la participación, muchas veces los procesos mismos generan desequilibrios de poder. La información es fuente de poder y quien la provee tiene impacto sobre el equilibrio de poder en la mesa.

La Sra. Eraso dijo que es necesario implementar en el diálogo una comprensión sistémica del mundo y que hay que promover la construcción de consensos para hacer frente a problemas complejos por medio de la colaboración, a través de la negociación basada en intereses. Hay que establecer alternativas para aprender a considerar las diferencias de manera constructiva, no como obstáculos sino como oportunidades para la transformación de los conflictos.

Dijo que las características de los procesos de diálogo de alta calidad son la alternativa a la violencia como mecanismo de cambio, los actores sólo negocian cuando alcanzan un nivel de interdependencia en que no pueden conseguir por si solos lo que desean, tienden a tener especialistas en conflicto o sea personas con la capacidad, conocimiento, experiencia y destreza para ayudar a diseñar y facilitar procesos conducentes a solucionar un determinado conflicto.

La oradora puntualizó que el conflicto mismo es una forma de comunicación y los procesos de diálogo sirven para facilitar la comunicación constructiva y directa entre los actores afectados por un mismo problema. Remarco que un proceso de diálogo exitoso logrará forjar patrones de comunicación más efectivos para la mutua comprensión y la coordinación de significados. Dijo que los procesos de diálogo que logran un alto grado de transparencia, a la vez proveen un espacio seguro para la deliberación entre los actores tienden a ser más exitosos.

¿Cómo se podría promover espacios de diálogo multi-actor desde la sociedad civil para contribuir a un proceso de paz entre Palestina e Israel?, se preguntó. Pueden empezar a escucharse con genuina curiosas y establecer mesas de diálogo, hay que explorar varios caminos. Y trabajar de manera integral los problemas de las comunidades y ustedes pueden equilibrar el poder, integrando perspectivas para que los escuchen los gobiernos implicados. Las diásporas se encuentran, no hay que irse con frustración de aquí. Es la hora de crear una agenda común y subirse a las transformaciones de la región. No lo desaprovechen, concluyó.

El tercer orador es el Sr. Pablo Lumerman, Director de la Fundación Cambio Democrático

Buenos Aires, quien dijo que es un honor estar en esta mesa de la ONU y expresar una voz más en este concierto de voces que quieren hacerse escuchar en un contexto difícil. Quiero reconocer lo que hizo Uruguay siendo anfitrión de esta reunión, es muy relevante. Soy judío, soy argentino, soy un creyente en la democracia y la participación ciudadana, creo en Dios y me parece que está bueno hacerlo presente. En nombre de los muchos pelean, y otros buscamos la paz. Soy hijo de la diáspora judía de los pogroms nazis y de los rusos.

El orador dijo que “es importante empezar por adentro, soy sionista, pero de quienes creen que la agenda del sionismo debe concentrarse en la creación de un Estado árabe-palestino, sustentable y viable para hacer negocios de paz entre ambos. La no violencia tiene un alto poder persuasivo, la no violencia atrae como diría Gandhi, y hay que involucrarse. América Latina a tiene un rol relevante en la construcción de un nuevo orden democrático, unilateral, sin discriminación. La transformación de América latina puede exportar paz y democracia a otros lugares, especialmente quienes estamos vinculados desde el parentesco, en este conflicto asimétrico y complejo”, añadió.

Dijo que se ha creado en Argentina un club de primos para exportar paz, “no queremos importar el conflicto. Trabajamos en el la iniciativa el camino de Abraham, multi-confesional. Para lograr derribar muros, y transformar las espadas en arados, agentes de un mensaje de paz e inclusión. Es un ejemplo de diplomacia ciudadana”. Añadió que “Nosotros no sustituimos al Estado. Somos aquí la ciudadanía movilizada que complementa el camino oficial de los Estados, que a veces se traba por la rigidez de los Estados. Los invito a seguir conversando, orientados a soluciones concretas, que puedan incentivar o alojar a aquellos árabes y judíos que trabajan juntos en Israel y palestina, para lograr un futuro promisorio. Citando al profeta Isaías, que dijo “ensancha el espacio de tu tienda porque te has de mover en todas direcciones”.

El cuarto orador fue el Sr. Juan Raúl Ferreira, Presidente del Instituto Cultural Uruguay-Israel, Montevideo, quien dijo que a estamos apuntando en la misma dirección que Pablo Lumerman. Estoy aquí como vocacional de la política internacional, pero no vine como académico, sino porque tengo lazos profundos con la comunidad judía uruguaya, me crié en una familia comprometida con el Estado de Israel, mis hijos son árabes, parientes del patriarca del Líbano.

Dijo que “estaba aquí porque es un espacio amplio de dialogo. También vendría aunque fuera una conferencia sesgada. Recibí el premio Jerusalén en 1987. Ha habido aquí un clima de diálogo que no solo es escuchar opiniones distintas, sino estar dispuesto a tomar aportes de distintas opiniones. Yo me llevo algunas ideas nuevas que me han enriquecido. El dialogo siempre enriquece. Hay que tratar de ponerse en los zapatos del otro, como ejercicio”.

Añadió que “podemos hacer como países, como ONU, cada uno de nosotros para todos los dais aportar algo en la dirección de la paz, se pregunto. Me parece oportuno que esta reunión se celebra aquí, porque Uruguay está volviendo a verse a sí mismo, pero Uruguay tiene un presidente que anduvo con la pistola en la cintura y hoy construye con la legitimidad democrática caminos novedosos para la construcción del país”.

El orador dijo que “es política de estado en Uruguay que la única solución pacifica es el reconocimiento de ambos estados, aunque algunos sectores no estuvieron de acuerdo como el cómo y el cuándo, pero defendiendo el interés nacional de Uruguay. Una vez tomada la decisión es una decisión del país y todos irán detrás de ella. La tradición de convivencia y tolerancia es lo mejor que Uruguay puede exportar al Medio Oriente, eso es lo más importante y por eso celebro esta reunión en Montevideo. Propongo que actuemos de ahora en más en forma activa y militante en Uruguay”, finalizó.

El quinto orador fue el Sr. Rubén Elías, Presidente de la Comisión de Apoyo al Pueblo Palestino-Uruguay, Montevideo, quien dijo que somos una comisión de gente de buena voluntad que no responde ni a los partidos políticos de Uruguay ni a los palestinos y tiene integrantes de diferentes colectividades y religiones. Hemos elaborado un trabajo que se llama “Un camino hacia una paz justa” y será distribuido. No se habla de construcción de la paz, debe ser una paz justa, como se construye una paz justa. La paz no se impone, se construye, tiene pasos. Creemos que hay dos paradigmas que marcan a la humanidad a fines del siglo veinte, que son los derechos humanos y el ambiental, sintetizado en el desarrollo sustentable como hecho que no compromete a las generaciones venideras en el consumo.

“Por un lado los defensores de los derechos humanos y defensores de los recursos naturales, por el otro, los depredadores de dichos recursos y violadores de los derechos humanos. Israel ha hecho abuso de los recursos de agua colocando mayor sufrimiento a los palestinos. La defensa de ambos paradigmas permite una construcción de la paz social, como lo hacen en Israel y Palestina. Callar no ayuda, nos hace cómplices. Acá en América Latina a ha habido un avance en los derechos humanos y el medio ambiente. Hay un componente que ha estado presente pero encubierto que es la comunidad internacional, la conciencian de los pueblos que condena lo violatorio de los derechos humanos y apoya lo que considera justo. El camino de la paz hay que construirlo.

Dijo que las dictaduras de América Latina fragmentaron las sociedades. Verdad, justicia, memoria y reparación integral, son los principios básicos del camino por recorrer. Israel transmite una historia falsa, que desinforma y confunde, que transforma a los patriotas en terroristas. Israel no es una democracia. Prosiguen los asentamientos y la conquista terroritial muestra que Israel no quiere la paz. Chatila y Chabra fueron crímenes de lesa humanidad en los que participaron israelíes y cristianos libaneses. Los ataques indiscriminados a Gaza en 2006 y en 2008 a fines colocan a los gobernantes israelíes en el banquillo de los acusados y amerita el juicio y la condena internacional.

Añadió que “el Estado de Israel es genocida y criminal a la luz del derecho internacional. La reparación integral implica desmantelar el muro, el retorno de los palestinos a sus hogares, como fue reconocido en 1948, es un derecho inalienable e imprescriptible. Israel ha saqueado los recursos naturales del pueblo palestino. No podemos ser indiferentes a las violaciones de los derechos humanos. Una paz justa y duradera del conflicto israelí-palestino. Aprender a convivir en diversidad condenamos la satanización contra el pueblo palestino. Tenemos que expandir y generar conciencia como lo hicieron contra el apartheid. Hacemos llamamiento a realizar boicots contra Israel, con iniciativas de desinversión incluidas”, dijo el orador.

Edward Kaufman dijo que solamente si hacemos la paz con los palestinos tendremos la posibilidad de vivir en paz con los 57 países musulmanes, los palestinos y los árabes. La película que vimos es muy impresionante y adopta la lucha contra el poder de Israel. Matar una vida es como matar un mundo entero. Hay que ponerse de acuerdo las dos partes a no matar a civiles no combatientes, la vida humana es un valor básico de derechos humanos, dijo Kaufman.

Una representante de ONG dijo que hay videos mucho más duros sobre la represión del ejército israelí. Pidió a los judíos que están en la reunión que entiendan la lucha de los palestinos. No habrá paz con Netanyahu y compañía. El Sr. Casartelli dijo que el film llega hasta el 2006 y el 31 diciembre de 2010, falleció una palestina y hay situaciones muy violentas en esa zona. Dijo que recomienda al Sr. Juan Raúl Ferreira que en su viaje a Medio Oriente no hable solamente con las autoridades y que vaya a las manifestaciones y saque sus propias conclusiones. La Sra. Tilda Rabi dijo que cuando hablamos de paz no solamente condenemos el muro, sino también una práctica de estado constante que hace imposible a los palestinos seguir caminando por la vida.

En la clausura de la reunión de organizaciones civiles, el Sr. Elías dijo que la tolerancia implica que hay que tolera. Yo quiero hablar de otra palabra, el derecho. El derecho al dialogo implica poder expresar sus verdades. A nosotros nos une un pasado y presente de los derechos humanos y ambientales que nos hace condenar todas las violaciones las haga quien las haga. No hay que esconder las discrepancias. Dije cosas agresivas pero que son respaldadas por el derecho internacional y las resoluciones de la ONU. El Sr. Ferreira dijo que va a recorrer las zonas de conflicto en Medio Oriente con dialogo con la sociedad civil. El Sr. Lumerman dijo que hay una oportunidad para crear paz y entablar un dialogo, no hay que seguir llevando el odio por generaciones. Aquí se ha repudiado a la violencia para los conflictos de manera general. Y es hora de pequeños heroísmo que conjuren imaginación moral para obtener soluciones. .

El Sr. Zahir Tanin, Vice-Presidente del Comité para el ejercicio de los derechos inalienables del pueblo palestino, clausuró la reunión diciendo que “estamos satisfechos del intercambio de opiniones y de las valiosas contribuciones escuchadas”. “Apreciamos el esfuerzo hecho en ambas sesiones y está claro que la distancia física entre América latina y el Medio Oriente no es obstáculo importante”, añadió. Los alentamos a seguir trabajando duro en esta dirección y en la medida de lo posible seguiremos brindando plataformas como esta de Montevideo”, dijo. Por favor manténganos informados de vuestras actividades, concluyó.


* *** *



For information media • not an official record


Follow UNISPAL RSS Twitter