Question of Palestine home || Permalink || About UNISPAL || Search

Follow UNISPAL RSS Twitter

Source: Committee on the Exercise of the Inalienable Rights of the Palestinian People (CEIRPP)
26 March 2014



REUNIÓN INTERNACIONAL DE LAS NACIONES UNIDAS SOBRE LA CUESTION DE PALESTINA

Colaboración por la paz: el Año Internacional de Solidaridad con el pueblo palestino

Quito, 25 y 26 de marzo de 2014
_________________________________________________________________________






El apoyo y el papel de los gobiernos y los agentes no gubernamentales de los países de América Latina y el Caribe en la promoción de una solución permanente al conflicto palestino-israelí

Quito, 26 de marzo de 2014.

Los contactos diplomáticos de los Gobiernos de la región para apoyar la condición del Estado para Palestina y las medidas adoptadas y otros mecanismos ejecutados por la Asamblea General, el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, los Estados latinoamericanos y del Caribe y el Movimiento de los Países No Alineados fueron los temas centrales de la Segunda y Tercera Sesiones Plenarias de la Reunión Internacional de las Naciones Unidas sobre la Cuestión de Palestina que se está celebrando en Quito, Ecuador.

Segunda Sesión Plenaria

La jornada comenzó con la intervención de Ibrahim Alzeben, Embajador del Estado de Palestina en Brasil quien afirmó que Palestina está ligada moralmente a América Latina con fuertes lazos culturales, étnicos, económicos, religiosos y políticos.

Así destacó que América Latina “está presente también desde el surgimiento de la cuestión palestina”.

Brasil, según Alzeben, ha sido un ejemplo de solidaridad efectiva con palestina adoptando una política equilibrada observando los mandatos de derecho internacional.

El Estado Brasileño ha reconocido oficialmente la lucha del pueblo palestino, a la OLP como su único y legitimo representante, fue el primer país en el continente en reconocer al Estado de Palestina en diciembre de 2010 y donó un terreno de 16 mil metros cuadrados para la construcción de una Embajada del Estado de Palestina en Brasilia.

La cooperación entre Brasil y Palestina fue destacada por el Embajador palestino que informó sobre las obras de reconstrucción de la infraestructura en Palestina, en las ciudades de Cisjordania y Gaza; además en hospitales, centros deportivos y escuelas entre otros, financiados por la cooperación brasileña.

Por otro lado 7 acuerdos bilaterales han sido firmados y puestos en práctica entre los dos Estados.

A nivel legislativo, el Congreso Nacional estableció como Ley celebrar el ‘Día Internacional de Solidaridad con el Pueblo Palestino’ cada 29 de noviembre. Este día es celebrado por consiguiente en todo el territorio nacional, añadió.

El Embajador palestino exhortó a la comunidad internacional y a los participantes en la Reunión que tuvieran en cuenta sus propuestas para contribuir al fin del conflicto palestino-israelí, esto es a través de intensificar las actividades solidarias; establecer la celebración del Día Internacional de Solidaridad con la Lucha del Pueblo Palestino; denunciar la ocupación israelí ilegal de los territorios del Estado de Palestina, los asentamientos y ‘el muro de la vergüenza’ que impide el establecimiento del Estado; boicotear los productos de dichos asentamientos; introducir en lo académico materias sobre el conflicto mostrando orígenes de conflicto y crear cátedras en las universidades sobre el Medio Oriente y la Cuestión Palestina.

Tras la intervención del Embajador palestino se hizo una lectura del mensaje del ex-Primer Ministro del Perú, Salomón Lerner Ghitis destacando en primer lugar que no es casualidad que la Reunión Internacional de las Naciones Unidas sobre la Cuestión de Palestina se esté celebrando en Quito, Ecuador, en Sudamérica donde conviven hombres y mujeres de diferentes razas, religiones y color.

Lerner considera que esto es un ejemplo de que la convivencia entre palestinos e israelíes es posible.

“Los judíos y palestinos que vivimos en Sudamérica somos el ejemplo de esa posibilidad, participamos en forma conjunta en la política, en el comercio, en nuestras relaciones interreligiosas, en el mantenimiento histórico de nuestras tradiciones, cultura y lengua. El respeto por la diversidad y la concordia a mi juicio tiene una importancia capital y esto se logra a través de la educación y cultura, dos ventanas que forman y conforman el punto de inicio y el inevitable nexo de partida donde se puede comenzar verdaderamente el cambio para construir un mundo de seres más humanos sin divergencias absurdas, sabiendo que toda discriminación es una forma dominadora contraria a la nueva naturaleza de lo que formamos parte”, afirmó.

En cuanto a la solución al conflicto palestino-israelí, Lerner apeló a la comunidad internacional a intervenir para lograr salvaguardar la opción histórica de lograr un compromiso de solución a la cuestión palestina, con completa soberanía sobre las tierras que fueron ocupadas en 1967 y con su capital en Jerusalén Oriental.

El ex-Primer Ministro del Perú se mostró optimista respecto a la posibilidad de realizar acciones políticas que encuentren nuevos paradigmas en los actores externos y favorecer acuerdos bilaterales con el respaldo de la comunidad internacional.

“El derecho a la esperanza es inalienable y la posibilidad de una paz perpetua y permanente debe ser la batalla diaria de todos los hombres de bien, que anhelamos que todos los derechos del pueblo palestino no sean burlados ni despreciados, sino respetados y apreciados” concluyó Lerner.

Diego Arria, analista político afirmó que “el diagnóstico no ha sido correcto. Debemos ser honestos ya que hay personas que son nuestros amigos, pero hay otras personas que tergiversan y se aprovechan. Debemos identificar a nuestros socios legítimos para la causa de Palestina y rescatar la dignidad, independencia y justicia de un pueblo bajo ocupación”.

Arria se refirió al concepto de solidaridad y citó como ejemplo que en la comunidad internacional se habla sobre Haití, pero no estamos dispuestos a actuar y lo mismo ocurre con Palestina.

El analista señaló la necesidad de determinar la equivalencia moral de las partes involucradas y puso como ejemplo a Bosnia que era un Estado musulmán en medio de Europa, considerado algo inaceptable, lo cual terminó desembocando violencia.

Arria continuó analizando la urgente necesidad de unir a la sociedad civil para lograr la paz, por lo cual es necesario llegar a los políticos y educar a las personas. Por esto, el analista consideró que hay que dirigirse especialmente a aquellos que no se sienten involucrados con la causa palestina y que los esfuerzos diplomáticos deben continuar.

Juan Raúl Ferreira, Presidente del Instituto Cultural Uruguay-Israel recordó que en 2011 se celebró una conferencia en Montevideo en apoyo a la paz palestino-israelí, de la cual se obtuvieron dos resultados importantes: la aceptación por parte de Uruguay para la creación de dos Estados y la determinación de un mapa de ruta a ser seguido.

Ferreira destacó que Uruguay tiene una gran vocación como país exportador de paz y justicia al Medio Oriente.

El Presidente del Instituto Cultural compartió su experiencia en el diálogo entre comunidades árabes y judías de Uruguay, con el objetivo de que haya un conocimiento mutuo. En este aspecto, Ferreira considera que la buena voluntad de las ONG contribuye a la amistad entre estas dos comunidades.

Ferreira declaró que era necesario pensar en nuevas actividades hacia el futuro no solamente con judíos y árabes sino involucrando a otras organizaciones de la sociedad civil.

Como consecuencia de ello, la sociedad civil es mucho más activa en su rol como protagonista de causas mundiales y las instituciones multilaterales deben estar conscientes que esta ha decidido ser parte de los procesos que le afectan, añadió.

La paz, el desarrollo y la justicia son condiciones en las que la sociedad civil quiere y necesita participar activamente para solucionar sus problemas, indicó.

Ferreira concluyó recordando que se debe requerir la asistencia de los organismos regionales, como es el caso de UNASUR, que está comprometido con ambos pueblos y se debe exhortarles a que contribuyan a una existencia pacífica entre las comunidades judías y árabes.

Tercera Sesión Plenaria

Los efectos y función educativa de las instituciones académicas y los grupos de estudio y las iniciativas de la sociedad civil y actividades de la juventud en la región para poner fin al conflicto fueron los temas tratados en la Tercera Sesión Plenaria.

Arlene Elizabeth Clemesha, Profesora de Historia Árabe del Centro de Estudios Árabes de la Universidad de Sao Paulo, Brasil destacó que en el marco de la cooperación universitaria, el centro educativo en el que trabaja acaba de firmar un convenio académico con otro centro universitario palestino.

Según Clemesha, en su universidad hay juventud organizada e involucrada en discutir y promover actividades que promuevan el diálogo entre palestinos e israelíes.

La profesora reivindicó la importancia de la educación para cambiar la situación del conflicto palestino-israelí y lamentó que los palestinos sean en ocasiones presentados como terroristas que ponen en peligro al Estado de Israel, sin tener en cuenta que la primera violencia es la ocupación y la violación de los Derechos Humanos.

“Hay un proceso de criminalización de la víctima y al mismo tiempo victimización de la potencia ocupante, ocultando la anexión de territorio y la utilización de sus recursos naturales”, afirmó.

Edward Kaufman, Investigador Superior del Departamento de Gobierno y Política del Centro de Desarrollo Internacional y Gestión de Conflictos de la Universidad de Maryland continuó la ronda de exposiciones con el tema “Las diásporas árabe y judía en América Latina como contribución al problema o a su solución”.

Kaufman destacó que un gran número tanto de árabes como de judíos coincidieron en emigrar a América Latina, principalmente a partir de principios del siglo XX y este sentido, la región también ha experimentado una intensificación de la amenaza y del uso efectivo de la violencia relacionada con el conflicto árabe-israelí.

Esta evolución tardía se ha dado, de forma paradójica, en una región en la que existían relaciones cordiales entre ambas diásporas, que a menudo participaban en negocios o actividades profesionales similares. En un período en el que el nivel de la lucha armada de carácter ideológico y político ha disminuido en casi todo el hemisferio, Kaufman afirma que llama la atención esta polarización étnica y política.

Según Kaufman, “el nacionalismo a larga distancia” de muchas personas que constituyen el núcleo de las organizaciones de la diáspora se puede contrarrestar uniendo a los agentes de la sociedad civil que comparten los valores de los derechos humanos, la democracia y la paz.

“En muchos casos las diásporas han mantenido viva la preocupación por la situación en sus países de origen, en especial, en los momentos en que se producían disputas violentas”, señaló Kaufman.

“Así pues, en lugar de exportar su experiencia positiva previa de coexistencia a un Oriente Medio desgarrado, las diásporas parecen estar importando en la actualidad este conflicto a América Latina”, añadió.

El investigador habló también de que ha habido una iniciativa que ya lleva en marcha 3 años, principalmente en el Cono sur de América Latina, encaminada a implantar capítulos de consenso como en Argentina, Chile y Uruguay por una paz palestino-israelí, dirigida por jóvenes miembros de las comunidades judías y árabes y otros ciudadanos preocupados por el tema, algunos de los cuales estuvieron presentes en la Reunión Internacional en Quito.

Estos grupos apoyan cualquier iniciativa israelí y palestina emprendida con carácter no gubernamental por el momento y de manera conjunta para poner fin al dominio de los Territorios Ocupados por Israel y para lograr una paz justa y duradera basada en el legítimo derecho de ambas naciones a tener un Estado viable y seguro, declaró Kaufman.

Mariela Volcovich, miembro de la Iniciativa ‘Consenso Argentino por la Paz Palestino-Israelí’ explicó que esta entidad tiene el objetivo de promover la colaboración desde Argentina y la región latinoamericana al proceso de negociaciones entre palestinos e israelíes.

Volcovich destacó que los medios de comunicación han importado al continente americano el conflicto palestino-israelí y la propuesta desde la organización de la que ella es miembro es exportar el modelo de convivencia de Latinoamérica, donde existes comunidades de palestinos e israelíes, a Oriente Medio.

Entre los objetivos específicos de la Iniciativa, Volcovich señaló la generación de espacios de formación en Argentina que promuevan el reconocimiento de un origen común en la ‘ética abrahámica’; la lucha contra el prejuicio del desconocimiento entre palestinos e israelíes, la creación de espacios abiertos a la sociedad argentina para comprometerla con el compromiso de medio oriente y la socialización de ese proceso y extenderlo a todos los países de la región.

“Sudamérica tiene un papel que cumplir para contribuir a los esfuerzos internacionales en el conflicto”, indicó Volcovich.

Asimismo, Volcovich resaltó también otras iniciativas de la sociedad civil argentina como ‘Lado a Lado’, que convocó a líderes e instituciones judías y árabes de Sudamérica para trabajar juntos en un marco de diplomacia; la solicitud de organizaciones de la sociedad civil palestinas e israelíes instando a la Presidenta Cristina Fernández de Kirchner para que tomase un rol activo de apoyo a la solución de un conflicto entre Israel y la Franja de Gaza; las reuniones y solicitudes a embajadas sudamericanas por parte de organizaciones de la sociedad civil palestino-israelí para promover un compromiso activo de sus gobiernos a favor de la paz y el llamamiento a los Estados y a la sociedad civil latinoamericana, realizado por el ‘Foro de las ONG Palestinas e Israelíes por la Paz’.

Omar Al-Kaddour, también miembro de la Iniciativa ‘Consenso Argentino por la Paz Palestino-Israelí complementó la presentación de su colega Volcovich hablando de otras actividades desarrolladas como técnicas complementarias a la diplomacia habitual, como un evento desarrollado de diciembre de 2012 a enero de 2013, en el que se vinculó a la sociedad civil con el poder legislativo y el Ministerio de Asuntos Exteriores para que los actores públicos se involucren con Palestina y la Paz.

Al-Kaddour afirmó que la Iniciativa propuso también organizar una conferencia de alto nivel relacionada con el proceso de paz entre palestinos e israelíes, que no prosperó por diferencias políticas, en la que se incluía una visión “de arriba abajo” teniendo en cuenta a autoridades de los Estados, ministros, presidentes, jefes de Estado, como “de abajo hacia arriba”, promoviendo el dialogo de los pueblos y así buscando lograr un consenso en el marco de UNASUR.

Otros ejemplo nombrados por Al-Kaddour fueron la organización de un viaje para parlamentarios senadores argentinos de las comisiones de relaciones exteriores de cada una de las cámaras, a Palestina y un viaje a Tierra Santa buscando el diálogo entre diferentes comunidades de diferentes creencias religiosas de Argentina.

Al-Kaddour considera que se debe revitalizar “la urdimbre social” y favorecer “la cultura del encuentro” afirmando que el gran desafío de este tiempo es “el ser, el corazón” y poner el foco en “el humanismo”.

“Percibo un cambio en la comunidad internacional, pero espero que una nueva era llegue. No puede haber proyectos de paz basados en la razón, hay que ponerle amor y convicción, el que ama y anhela la paz, el que ama cede por un bien superior, el del prójimo”, añadió.

Para cerrar su intervención, Al-Kaddour leyó un texto que pretende ser un compromiso sudamericano por la paz palestino-israelí.

El texto invita a la ciudadanía sudamericana a apoyar toda iniciativa de paz de manera aceptada, compartida y con amplio apoyo de la sociedad civil de Palestina e Israel.

La sesión plenaria terminó con una sesión de preguntas y respuestas y entre otros temas se habló de las relaciones existentes entre el mundo académico palestino e israelíes o las incongruencias entre los Estados que apoyan la causa palestina pero que con otras acciones indirectas están favoreciendo la ocupación de territorios palestinos por parte de Israel.


Follow UNISPAL RSS Twitter